Bienvenid@s a esta página para el "DESPERTAR"

El Conocimiento os hará Libres. "Tú Tienes el Poder en tu Interior".

PATROCINADOR

 


 

  • Actualización a 01/09/2014

En Desperpartar de la Conciencia: Experiencias Cercanas a la Muerte 2014 (Documental. Idioma: Esp.)


  • Actualización a 04/12/2014

En Despertar de la Conciencia: Cual es el sentido de la vida y si hay vida despues de la muerte por Vicent Guillem.

Esta charla tiene como objetivo profundizar en la respuesta a los enigmas existenciales del ser humano:¿ De dónde venimos?, ¿hacia dónde vamos?, ¿cuál es el sentido de la vida?, ¿ hay vida después de la muerte? desde una perspectiva basada en las evidencias.


LA FÁBULA DE LA SERPIENTE Y LA LUCIERNAGA

 

 

 

PLATÓN. EL MITO DE LA CAVERNA

CRECIMIENTO ESPIRITUAL

 

Power Point con mensajes para el crecimiento y paz espiritual

Crecimiento-Espiritual.pps
Presentación Microsoft Power Point 3.2 MB

Todos somos UNO

Es el momento de darse cuenta que somos UNO... en cada ser vivo, en cada árbol, animal, en cada parte de la Tierra donde se engloba la vida, está TODO (alimento, agua, medicina, todo recurso para cada uno, para ser viviente en este planeta...).


El hombre no se da cuenta que está agotando los recursos.

No se da cuenta que debe ser ya de una vez Consciente de su conducta, responsable de sus actos porque la propia ley natural de la Tierra, si no despierta, lo barrerá, como ha ocurrido en otras eras...

Quien no lo entienda ahora, lo entenderá seguro más adelante...

 

Nadie dijo que despertar fuera fácil... pero es mucho mejor que mantenerse dormido.

 

El amor no es "espiritual"

 

El Amor no es un asunto "espiritual".

 

Espirituales son las creencias, los ideales, las ideologías.

 

El Amor es concreto, lo más sólido de la vida, lo más real.

 

Lo único real.

Los Trabajadores de la Luz y el por qué del Cambio de Era

Algunos nos preguntamos a menudo qué es eso de los trabajadores o guerreros de la Luz. Conceptos que vamos lanzando, en muchas ocasiones, sin saber muy bien qué estamos diciendo y es una pena que nos quedemos en simples palabras cuando detrás hay toda una historia digna de tener en cuenta.

Los trabajadores de la Luz son gente como tú y como yo que estamos viviendo en cuerpo humano en la Tierra. Lo expreso así porque somos mucho más que nuestro cuerpo físico, psíquico y emocional. Dentro hay un ser inmenso que decidió encarnar en una estructura material, muy limitada para tener más conocimiento experimental sobre la materia.

A partir de 1950 empezó a tomar cuerpo un nuevo estado de conciencia, empezaron a nacer seres preciosos. El hombre salía de varias guerras y la última, en la Segunda Guerra Mundial, considerado el conflicto más grande y sangriento de la historia. Llegó a morir el 2% de la población, cerca de 60 millones de personas, muchas de ellas civiles. Mostraron al ser humano que no sólo morían los guerreros que empuñaban las armas, sino que también facturaban gente inocente, desde sus casas, saqueados, sacados de sus casas, civiles, mujeres, niños y cualquier humano tuviese la edad que tuviese y la condición que tuviese de salud o lo que fuera, no importaba. La crueldad puesta al límite.


Todos tenemos en nuestra mente impresa imágenes de películas que se aproximan a la Segunda Guerra Mundial en la que nos cuentan lo sucedido. Permanecen los campos de concentración, los lugares de aniquilamiento… para que no quede en el olvido la barbarie y recordad que esta brutalidad no fue fruto de la ignorancia, fue capaz de vestirse de una sofisticada inteligencia, excusa estratégica lo suficientemente fundamentadas para dar rienda suelta a lo más cruel que en aquel momento había pasado en la historia.


El hombre sacudido, roto, impactado, decepcionado por lo que los regímenes políticos, las filosofías, religiones con el paso de los años, per se, empieza a conectarse de manera intuitiva a un algo que desconoce y que algunos mucho antes han dado pistas que le da a entender que el hombre no es sólo eso y la esperanza que le nace, observando la propia naturaleza madre, de la mano de su propia sincronía, le lleva a pedir junto con otros seres humanos que están y siente como él, con intenso fervor, que haya un manera de vivir distinta, con valores distintos, con seres con mentes distintas.

En las últimas décadas de los ochenta, noventa y dos mil…, el hombre en su mundo más que sacudido, violentado y violado, cualquier hecho que ocurre es de dimensiones exageradas, cobrándose igualmente víctimas inocentes. Indica entonces que no hay una marcha atrás en la historia, no podemos viajar e instalarnos en el tiempo pasado con las herramientas de entonces. La guerra de Vietnam, la Guerra China, la Guerra Fría, la del Golfo… hasta nuestros últimos tiempos que todos recordamos y no hace falta mencionar atentados que se conocen y seguro que otros se desconocen de Oriente, Europa, EEUU en el que en pocas horas, minutos el aniquilamiento de centenares de humanos se origina en lugares entendidos como civilizados.

A partir de entonces, en las últimas décadas, el planeta empieza a gritar con los maremotos, terremotos, inundaciones, tsunamis, cambios climatológicos radicales, la capa de ozono en su pulsación que parece reducirse en el tiempo, junto con los glaciares, inundaciones…

El planeta es un ser vivo que nos está gritando porque perdimos un día la comunicación con él y eso que suena tan bonito tiene una versión muy práctica y es que nos olvidamos que es una esencia que pide línea directa con nuestra esencia y de ahí en este recobrar la comunicación de esencia a esencia recuperaremos nuestro origen divino, recuperaremos en nuestro sentir más básico la certeza que somos mucho más que materia, que trascendemos. El cómo es la experimentación que debe tener cada uno.

No nos pensemos que esto es sólo con nosotros, la raza humana, porque somos así de guapos e inteligentes, los que más en el planeta. Todos los demás seres vivos en su nivel de evolución ya están conectados con esta esencia. Recordemos la huída de aves y animales en los distintos tsunamis y otras experiencias menos espectaculares que podemos tener en nuestro día a día observando nuestros animales.

El mundo, la Tierra, ya habla. La historia habla. El ser humano habla… Todos los seres vivos hablan en este sentido.

Despertamos o nos echan del planeta.

A partir de 1950 empiezan a nacer unas nuevas generaciones de seres humanos que al llegar al mundo ya se caracterizan porque no se sienten cómodos en su entorno. De pequeños ya se sienten desajustados, son personas con una sensibilidad por encima de la normal y esto empieza a generar conflicto entre sus mayores que no tardan en pedir ayuda médica, consiguen etiquetarlos como problema, conflictivos, tratándoles como enfermos con diagnósticos bastante severos y medicaciones de por vida. En vez, de observarse a sí mismos (padre, madre, médico, psicólogo, psiquiatra…), observando el ser que ha venido al mundo, qué confronta, por qué incomoda y por dónde va el camino mejor para la evolución. Pero, esto implica tiempo, reflexión, recordar que no está en un trabajo que ‘’trabajo en serie’’, paciencia, honestidad con uno mismo… y nunca hay tiempo para todo esto.

Estos seres que nacen a partir de entonces, son la respuesta al montón de peticiones a Dios, al Cosmos, a la Energía Universal, a Buda, Iahveh… oraciones, ruegos de cientos de miles de personas que pedían un cambio, una resurrección en algo. Hartos de unos valores y sistemas, estructuras caducadas que llevaban a más destrucción.

La petición recurrente y objetiva era la Paz Mundial, así de simple. Tan básico como esto.

No olvidemos que fuimos nosotros quienes lo pedimos.

A estos seres se les ha llamado índigo o cristal y otros nombres igual de bonitos que vienen a indicar que son distintos a los niños nacidos antes. No me gustan las etiquetas… prefiero pensar que es un camino evolutivo y ellos están en tramos superiores y ya está.

Eso no quiere decir que los adultos, abuelos, tíos, hermanos… nacidos con anterioridad no pudieran tener esta particularidad, me refiero al boom que se originó en aquel momento.

Son niños que serán adultos con unas capacidades muy particulares que por mucho que los quieran manipular, no las perderán. Son intuitivos, tremendamente sensibles y tienen la certeza que están en el mundo de visita y que no pertenecen a este lugar.

Tendrán profesiones variopintas pero siempre se singularizarán por querer ayudar a los demás, la bondad, el respeto, la trascendencia… serán el motor, pasará delante de muchos valores y se sentirán incómodos con sus congéneres cuando tengan que establecer límites porque a su vez tendrán que aprender a ser fuertes, decididos y definidos, inteligentes. No tendrán la suerte de vivir ‘de rebajas’ en este sentido porque será un trabajo constante. Tendrán que aprender que la bondad no es bobería y que su existencia les pide estar despiertos en pensamiento y acción. Se rodearán de gente como ellos, pero se configurarán en entornos donde su trabajo sea posible, el sentimiento de soledad estará habitualmente instalado.

Están muy puestos a dar pero les cuesta mucho recibir.

Lo común es que esta manera de ser la trasladen a una ocupación o profesión que les ayude, pero no siempre será así. Pueden ser magníficos profesores, médicos, terapeutas, psicólogos, consejeros… y si no es así, no deberían incomodarse porque es la balanza que les presenta la vida y deberán introducir su buen hacer en su día a día aunque les parezca tremendo porque supone la sacudida de estructuras rígidas. En realidad, si nos paramos a pensar cualquier profesión puede servir por simple y humilde que sea. ¿Os imagináis un mundo que en su globalidad piensa, siente y trabaja así?

Seguro que te sientes Trabajador de la Luz, seguro que pensaste a lo largo de este artículo que ya lo dijo Jesús, ‘Pedid y se os dará’.


¡Pues, eso!

 Rosa Maria Plana